Introducción al Blog

Esta es la pregunta que se produce hacia el final de cualquier seminario de Dirección o Management que tengo la oportunidad de desarrollar. Este blog quiere ser un lugar de encuentro para personas, videos, textos, cuentos, historias, músicas, paisajes... motivadores.

¡Claro que la motivación es la puerta que lleva al éxito! Pero es una puerta que se abre desde dentro.

Aunque se abra hacia afuera.

La pregunta es una trampa. Porque no se trata de quién. Sino de qué.

Crisis? What crisis?

No. No he enloquecido. Al menos aún no del todo.

Esta semana ha hecho un mes. El 25 lo hizo. Sí, era Navidad hace un mes el 25. Ese día recibí un soplo de vida desde muy lejos. Quizá desde muy cerca a la vez. Y no, no me he vuelto loco.

Corría Febrero de 2008 y paseando me lo encontré. Ambos paseábamos cada uno por su lado. Al vernos de lejos nos acercamos el uno al otro. A pesar del frío, él lucía la mejor de sus sonrisas. No me percaté de ella hasta después de que me diera la noticia. De hecho, esa era la mejor de sus sonrisas, pero ya nos tenía a todos acostumbrados a ella.

Me han encontrado un cáncer en el pulmón –me dijo-. Es pronto aún para decirlo, pero entre seis meses y un año calculan. Fue entonces cuando aprecié esa sonrisa que aún estaba ahí. Esa sonrisa tan suya que nunca olvidaré.

A los pocos meses, en el círculo más íntimo, intentábamos tomar consciencia de que quizá, en el peor de los casos, no llegaría a esa Navidad de 2008. Pero no ocurrió así: No solamente llegó a esa Navidad, sino que llegó además a la de 2009 …. y prácticamente a la de 2010. Venciendo a un cáncer al que prácticamente no sólo paró, sino que lo estaba empezando a hacer remitir.

Durante todo este tiempo nos hemos estado viendo. Siempre he tenido la sensación de que, más que verlo yo a él, era él el que me veía a mí. Creo que yo sólo era un testigo más de esa naturalidad con la que abordaba todo. De su tranquilidad. De su sosiego. De sus enormes ganas de vivir. De luchar. De ganar. De la intensidad con la que aprovechaba cada minuto. Una intensidad que siempre fue de la mano de una extraordinaria calma.

Y del brillo de sus ojos. Ese brillo que supongo que tiene todo aquel que cada día es consciente de que, ese día, se lo está robando a la muerte. De que está viviendo un día de Vida.

¡¡Cuántas lecciones me ha dado a lo largo de este tiempo!!

Un tiempo de crisis en el que hemos tenido que mirar…. hasta la longitud de la llama del mechero: Para que dure más y no tener que comprar otro. Tiempos duros. Muy duros.

Durante estos años, cada vez que yo lo veía todo oscuro, el azar (te juro que era el azar) me ponía delante a Joan. El me regalaba esa sonrisa. Charlábamos un rato de cualquier banalidad. Y al separarnos yo volvía a tener todas las cosas en su sitio.

Siempre quise agradecérselo. Pero no lo hice. Y sufrí por eso el día de su funeral, el 25 de Diciembre de 2010.

Hoy, sé que no hizo falta que se lo dijera. Hoy sé que, al menos desde que se le diagnosticó la enfermedad y hasta el último día, dio una lección de vida a los que le rodeaban y quisieron recibirla. Y hoy sé también, que este tiempo fue en el que se sintió más vivo que nunca.

¿Qué quién motiva al motivador? Pues si crees que yo soy un motivador… Que lo sepas: Soy un aprendiz al lado de Joan y sus lecciones.

Tenía que hacerle este homenaje.

Y hazme un favor. De hecho, házselo a los que te rodean. De hecho, háztelo a ti: Coge por las solapas a la vida y mírale a los ojos. Para que la vida vea en ti ese brillo en la mirada: De alguien como tú, que le está robando un día a la muerte y esta viviendo la VIDA. Con la mejor de tus sonrisas.

Sabes que siempre te abrazo al despedirme. Hoy me permitirás que el abrazo se lo dé a Joan. Abrazando cada uno de los corazones de la gente que le amó. Porque Joan sigue vivo: Reside ahí. Y sé que está sonriendo.

Creer, Crear y Crecer

Dejar de fumar, hacer deporte, estudiar inglés… ¿Que era lo que te propusiste hacer en este nuevo año que empieza?

¿Y como vas? ¿Cómo lo llevas?

Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto.

Henry_Ford

Henry Ford (1863-1947)

¿Dónde vas a encontrar eso que necesitas para empezar a confiar en ti y en lo que crees que eres capaz de lograr?

Creer en ti mismo es algo que eliges, es una posición que decides tener ante la vida y que puede ir creciendo con el tiempo en la medida que desarrolles los pilares en tu interior que sostengan ese sentimiento.

Mucha de la inseguridad que sientes puede deberse a ciertas experiencias vividas en tu entorno. La familia, la escuela, los amigos, la pareja… En muchos casos, no podemos decir que hemos sido apoyados en forma positiva. Con el tiempo hemos adquirido muchos prejuicios y creencias limitantes.

Pero el pasado, ya pasó… Quedó atrás. Lo único que podemos hacer con él es REINTERPRETARLO para encontrar en él una oportunidad de seguir adelante, a partir de ese gran aprendizaje que nos ha dejado.

Hoy no tiene sentido culpar a otros por tu baja autoestima presente. Ahora es tu propia responsabilidad de hacerte cargo de este instante: Eso que vale más que nada. Eso que es un regalo y que por eso se llama presente.

Ganas fuerza, coraje y confianza
con cada experiencia en la que
realmente te detienes a mirar al miedo
a la cara...
Debes hacer aquello que crees
que no puedes hacer.

eleanor-roosevelt

Eleanor Roosevelt (1884-1962)

Es tu responsabilidad elegir nuevas creencias. Si eliges estar de tu propio lado, si eliges acompañarte (¡sí! acompañarte y darte ánimos, ¡a ti mismo!), te impulsarás hacia donde desees, porque buscaras lo que sea que necesites para conseguir eso que deseas.

Te puedes ayudar siguiendo estos pasos para que adoptes esta actitud… ¡la de CREER EN TI MISMO!

1. Centra tus energías en lo que sí vale la pena. Deja de estar pensando en las cosas que están mal, en lo que no puedes hacer, en los errores cometidos. “Resetea” tu actitud y comienza a enfocarte en lo que sí puedes hacer, en las cosas buenas que tienes (en todas las áreas de tu vida), en tus fortalezas, en tus dones y capacidades, en todas las nuevas oportunidades que puedes crear. Haz una lista con ello.

2. Deja de lado los pensamientos negativos. “No puedo”, “Es imposible”, “Es tan difícil”, “Me cuesta”, “Si yo fuera capaz…”, “Si tuviera, fuera, hiciera… podría”, “Ojalá…”, y tantos otros… ¡Fuera estos pensamientos negativos que lo único que hacen es mantenerte paralizado! Erradícalos de tu vocabulario. ¿No te das cuenta, pero al decirlos, los piensas y los sostienes? Y van minando cada vez más tu autoestima, que es ese motor que te impulsa hacia donde quieras. Cuida mucho tus pensamientos, cuida tu mente porque ella constantemente está influyendo en tus emociones.

Todo lo que la mente humana es capaz de imaginar y creer, lo puede lograr.

Napoleón Hill

3. No entregues tu poder personal a los otros. Es simple, tienes que concentrar tus energías en tu interior, en tus fortalezas, en lo que te crees capaz por ti mismo, no por lo que te digan otros de ti. Lo que los demás piensen de ti no tiene que importarte. Tienes que creer en ti mismo cuando nadie más lo haga porque eso te convertirá en ganador. Necesitas reforzar tus decisiones y acciones con lo que tú deseas hacer, con tus objetivos y sueños (y esto no tiene nada que ver con deseos, anhelos, juicios de otros ya sean familiares, pareja, hijos, jefe…). No pienses más en lo que los otros puedan pensar y concéntrate en ti, en lo que deseas desde lo más profundo de tu corazón.

Las creencias son los pensamientos que nos creemos que son ciertos. Como tales, los aceptamos como verdaderos sin cuestionarlos ni analizarlos. Por lo tanto, aprender a manejar tus creencias es la clave para comenzar a crear la vida que deseas tener a todo nivel.

Si yo creo, creo. Y creando, crezco.

¿Cuáles son las creencias que estás teniendo en este momento sobre ti mismo? ¿Cuál es el efecto que generan en tu ser?
¿Cuáles creencias pueden ayudarte a creer en ti mismo?

Antes era: “Si no lo veo, no lo creo”. Venimos de ahí. No nos ha ido mal: Nos ha permitido llegar hasta aquí. Pero… ¿Sabes como va a ser de aquí en adelante?

Si no lo creo, no seré capaz de verlo.

Si piensas que estas vencido, lo estas;
si piensas que no te atreverás, no lo harás;
si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes,
es casi seguro que no lo lograras.
Si piensas que vas a perder, ya has perdido;
porque en el mundo encontraras
que el éxito comienza con la voluntad;
todo esta en el estado mental.
Muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado
antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán,
piensa en pequeño y quedaras atrás,
piensa que puedes y podrás;
todo esta en el estado mental.
Si piensas que estas aventajado, lo estas;
tienes que pensar bien para elevarte,
tienes que estar seguro de ti mismo,
antes de ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre mas fuerte o el mas ligero,
porque tarde o temprano, el hombre que gana,
es aquel que cree poder hacerlo.

Napoleón HillNapoleón Hill (1883-1970)

Así es. Anda, vuelve hacia atrás, coges los tres pasos, cree en ti y cree que eso que quieres lograr es posible y …¡Hazlo!

Te abrazo.

El Violinista

Cierto día, un músico callejero se situó en la entrada del metro "L'Enfant Plaza" de Washington, DC.
Era una mañana muy fría del mes de enero.

El violinista estuvo tocando durante 45 minutos. Empezó con Bach, luego el “Ave María” de Schubert, siguió con Manuel Ponce y Massenet y, finalmente, Bach de nuevo.

Eran las 8 de la mañana: la hora punta. Pasaban cientos de personas frente a él, casi todas camino de sus trabajos.

A los pocos minutos, un hombre de avanzada edad reparó en el músico. Aminoró el paso, se detuvo unos segundos y emprendió de nuevo su camino. Un minuto más tarde, el músico recibió un primer dólar: sin pararse, una mujer lanzó un billete a la caja del violín. Poco después, un individuo se paró unos instantes a escuchar, pero al mirar su reloj, echó a andar de nuevo rápidamente; se le estaba haciendo tarde.

El que le prestó mayor atención fue un niño de unos 4 años. Su madre lo cogió y tiró de él, pero el pequeño seguía escuchando. Finalmente, su madre lo agarró fuertemente y siguieron andando. El niño, mientras caminaba, seguía mirando al músico con la cabeza vuelta.

Durante los 45 minutos que el músico estuvo tocando, tan solo hubo 7 personas que se detuvieron a escucharlo, pero todas muy brevemente.

En total, logró reunir ¡¡32 dólares!! Nadie miró cuando el músico dejó de tocar. Nadie le aplaudió. De entre el millar de personas que pasó por delante de él, nadie lo reconoció.

Nadie notó que el músico era Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo.

En los pasillos del metro tocó algunas de las más difíciles partituras que jamás se han escrito, y todo ello… ¡¡con un Stradivarius del 1713 valorado en 3,5 millones de dólares!!

Por si aún te parece mentira

Dos días antes de estos hechos, no quedaban entradas a la venta para su concierto en el teatro de Boston… ¡Aunque costaban casi 100 dólares!

Esta actuación de incognito de Joshua Bell en la estación de metro fue organizada por el Washington Post para investigar la percepción, el gusto y las prioridades de la gente.

Estas eran las preguntas:
¿Podemos, en un ambiente cotidiano y a una hora inusual, apreciar belleza?
¿Nos pararíamos para apreciarla?
¿Podemos reconocer el talento en un contexto inusual?

Una de las posibles conclusiones del experimento podría ser:
Si no nos detenemos unos segundos a escuchar a uno de los mejores músicos del mundo cuando está tocando una de las más bellas partituras, ¿cuántas otras cosas extraordinarias nos estaremos perdiendo diariamente al no saber apreciarlas?

Por si quieres disfrutar de su Ave María

Espero que seas capaz de percibir todo el talento y la belleza que te rodea…
…Y todo el que de ambos tienes tú.

Te abrazo.