Introducción



Navidad

 

“El mejor regalo que le podemos hacer a otro no es sólo compartir nuestras riquezas, sino ayudarlo a descubrir la suyas propias”. Benjamín Disraeli

Como dice mi hermana: “No infravaloremos lo que podemos hacer”.

Sobre todo si sabemos buscar a Papa Noel. …Aunque no vaya vestido de rojo.

Está allí donde lo quieras ver: El horizonte no está en la realidad, sino en los ojos que lo miran.

feliz-navidad

 

Sobre todo si sabemos buscar a Papa Noel. …Aunque no vaya vestido de rojo

Feliz Navidad.

Te abrazo.

Errores


“Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedará fuera.”
Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.
(En la foto con Einstein)
tagore-einstein

Dice el Maestro Serrat:
“A menudo los hijos se nos parecen, así nos dan la primera satisfacción;
esos que se menean con nuestros gestos, echando mano a cuanto hay a su alrededor.”
Y esto lo ves, tanto en los tuyos, como en los de los demás.
“Esos locos bajitos que se incorporan con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres y a los que, por su bien, hay que domesticar.”
Nacen con los ojos abiertos de par en par y echan mano a todo lo que les rodea. Es la mejor manera de aprender. No deberíamos perder nunca esta costumbre. Y cuando la perdemos, deberíamos ser capaces de volverla a rescatar…
…Pero ya se sabe… …nos domesticaron. Y lo hicieron con la mejor intención posible: La misma con la que nosotros lo hacemos ahora. Y entonces:
“Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma, nuestros rencores y nuestro porvenir. Por eso nos parece que son de goma y que les bastan nuestros cuentos para dormir.
“Nos empeñamos en dirigir sus vidas sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones con la leche templada y en cada canción.”
Con todo, sumamos a sus miedos los nuestros propios. Porque “domesticamos” fundamentalmente con el miedo; el temor. No los queremos hacer insensatos, atrevidos y osados… temiendo que acaben siendo irresponsables, perdidos y soberbios… …y pretendemos que actúen, se ilusionen y sean valientes. Se lo ponemos fácil, y luego pretendemos que sean persistentes y perseverantes.

Michael_Jordan

“El miedo es un obstáculo para algunas personas, pero es una ilusión para mí.”

No se cómo educaron a Michael Jordan. Lo que si sé, es que fue expulsado de los equipos base de baloncesto de la escuela por falta de talento: No servía.

Seguramente por eso y después de haber conseguido ser el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, puede decir esto:


Fue el mejor porque se atrevió (no tuvo miedo) a cometer errores


Fue el mejor porque se atrevió (no tuvo miedo) a cometer errores

Vivimos la cultura del éxito y nos olvidamos que para llegar a él debemos aprender. Y que aprender significa aprender a equivocarse también. Nos empeñamos en negar los errores. A justificarlos en vez de aprender de ellos.
“Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.”
Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) Médico español

Aprender significa cometer errores y que éstos no te paralicen para siempre. Mira, como mínimo, el último minuto de este video: Genial.



Porque cuando ya has cometido el error, eso ya es pasado. Aunque duela.
“Niño,
deja ya de joder con la pelota.
que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.”
Porque no queremos que se equivoquen. Porque no nos queremos equivocar nosotros. Y menos con ellos.
Y si no se equivocan, no aprenden. Quizá lo que debemos enseñarles es a equivocarse. Quizá deberíamos aprender primero nosotros. A hacer del error, aprendizaje y no frustración.
Y, a pesar de eso…
“Nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj,
que decidan por ellos, que se equivoquen, que crezcan y que un día …nos digan adiós.”
Como dije en la entrada  Gracias – Agradecimiento, mis dos hijos me han dado sólo satisfacciones y retos. He sido muy afortunado porque es su mérito, no el mío. (Quizá su madre sí que ha tenido algo que ver en eso). Por eso les abrazo cada vez que puedo. A los tres.
Te abrazo.

El Problema

 

Un ratón, mirando por un agujero en la pared vio al granjero y a su esposa abriendo un paquete. Pensó qué tipo de comida podía haber allí.

Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una trampa para ratones. Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos:

-"¡¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!!".

La gallina que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:

gallina

 

-"Discúlpeme, Sr Ratón. Yo entiendo que es un gran problema para usted, pero no me perjudica en nada, no me incomoda".


 

 

 

 

El ratón fue hasta el cordero y le dijo:
-"¡¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!!".

 

oveja

 

 

-"Discúlpeme Sr Ratón, pero no hay nada que yo pueda hacer; solamente rezar por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones".


 

 

El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo:
-"Pero... ¿acaso, estoy en peligro? Pienso que no...

vaca-gafas

Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para enfrentarse a la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo: Como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver qué había atrapado. En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una serpiente venenosa. La serpiente veloz picó a la mujer.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre alta. Para reconfortarla, decidió que nada mejor que una nutritiva sopa. El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos el granjero mató el cordero.

La mujer no mejoró y acabó muriendo. El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que como no te afecta no es tuyo y no le prestes atención... piénsalo dos veces.

El mundo no anda mal por la maldad de los malos, sino por la apatía de los buenos.

Todos los problemas tienen solución; lo que pasa es que no siempre nos gusta la solución en sí. Si vuelves a tropezar con la misma piedra, es porque no la pateaste lo suficientemente lejos la primera vez que caíste.

No vale bajar los brazos. Eso no es una opción.

No vale mirar a otro lado para no ver. Aunque no lo mires, sabes que está ahí. No te hace falta mirarlo para verlo.

Ya sabes lo que tienes/debes hacer. Hazlo.

Te abrazo.

Siempre que lo necesites, léelo

 

Apártate y olvida

a los mediocres que te dicen que no se puede,

a los cobardes que te dicen que no te arriesgues,

al desconfiado que te dice que yo no creo,

al fracasado que te dice que no lo intentes.

Y escucha

al optimista que te dice: Avanza que tu puedes,

a los valientes que te dicen que no te rindas,

a los entusiastas que te animan y te dan aliento,

a los grandes triunfadores: Esos que sueñan lo imposible y hacen que sea posible.

 ____¡SÍ... …SE PUEDE!_____

No lo intentes: ¡¡¡HÁZLO!!!

sonrisa

Solo el que es capaz de dominarse hasta sonreír en la mayor de sus dificultades es el que ha llegado a poseer la mayor de las sabidurías de la vida.

Porque esta vida es como una bicicleta, solo te caes si dejas de pedalear.

bicicleta

bicicletas pedaleando

Tienes mucha gente contigo

¡¡Vamos a por ello!!

Todo va a salir bien

Te abrazo

Instantes dentro de Momentos

 

Algunos de los mejores momentos de la vida son:

Enamorarse. Encontrar miles de mails cuando vuelves de las vacaciones. Reírte de ti mismo.
Reírte hasta que te duela la tripa.

Pasear por algún lugar bonito. Escuchar tu canción favorita en la radio. Escuchar la canción que te hace recordar a 'esa' persona especial.

Acostarte en tu cama y escuchar como llueve afuera. Despertarte y darte cuenta que todavía podías dormir un par de horas. Salir de la ducha y que la toalla esté calientita.

Aprobar el último examen. (¿Alguna vez será el último?)

Recibir una llamada de alguien que hace mucho no ves. Una buena conversación. Llamadas a la medianoche que duran horas.

Encontrar dinero en un pantalón que no usabas desde el año pasado. Escuchar accidentalmente que alguien dice algo bueno de ti. Ser parte de un equipo.

El primer beso.

Hacer nuevos amigos: ”Se necesita solo de un minuto para que te fijes en alguien, una hora para que te guste, un día para quererlo, pero se necesita de toda una vida para que lo puedas olvidar”.

Sentir cosquillitas en la panza cada vez que ves a 'esa' persona.
Pasar un rato con tus mejores amigos.
Ver felices a las personas que quieres.
Usar “ese” jersey y que todavía huela a “ese” perfume.

Volver a ver a un viejo amigo y sentir que las cosas no han cambiado. O que habiendo cambiado todo, no ha cambiado nada.

Mirar un atardecer. Un amanecer. La luna. ….La vida.
Tener a alguien que te diga que te quiere.

Espero que te rodees de la gente que realmente te importa. En medio siempre habrá quizá alguien que te importará menos. Pero sobre todo, no dejes de estar contigo mismo de vez en cuando. Nunca dejes de importarte.

Mirar el cielo. mirando al cielo2

Dormir bajo un árbol.siesta

Andar descalzo por la hierba.pies-en-la-hierba O por la arena fría de la playa. …O por la luna.mujer contemplndo el mar

Oler la brisa del mar.

Caminar bajo la lluvia. Un café sólo. O con leche. O con los amigos. Un café corto. O largo, sin mirar el reloj. Mirar de dentro hacia afuera. Soñar.

Regalar una sonrisa. Una palabra amable. Una caricia.

Volver a mirar al cielo y envolver recuerdos.

Esos que están hecho de momentos. Momentos de esos, para los que no tenemos un momento el resto del año.

“Un día de estos… …No es ninguno de estos días” digo yo en los cursos de Gestión del Tiempo. Cuantas veces hemos dicho: “Un día de estos… quedamos, tomamos un café, nos vemos, charlamos… Y ¿Cuántos de esos días realmente han llegado?

Un momento parece que no es nada: ¡¡Ahora vooooy, un momeeentooo!!! decimos.

Pero sólo lo parece, porque de la vida, lo mejor, se encierra en momentos.

Disfruta cada Momento. Busca cada Momento. Vive cada Momento. Siente cada Instante.

Tus ojos, en este instante, me dicen que empieza un nuevo tiempo. Quizá de frío o de lluvia. Los días más cortos cada vez. Cada vez las noches más largas. El viento sopla y te alborota el pelo. Cógete fuerte. Nunca, nunca nada más, te podrá mover.

Te abrazo.

Steve Jobs

 

Estoy seguro que si algún día conseguimos todos comunicarnos con el más allá será gracias a que él lo ha conseguido estando ahí. Con él ahí todo es posible. Desde hoy nos falta un trozo de la manzana.

Excelente la fotocomposición de Manel Leiva.

MLeiva SJobs

Estas son algunas de las citas célebres de Steve Jobs, co-fundador de Apple:

Uno de sus discursos más importantes y reveladores fue el que protagonizó durante el inicio del curso de la Universidad de Stanford, en 2005, una auténtica declaración de intenciones y un manifiesto de la filosofía de vida que Steve Jobs ha llevado. También es un ejemplo de su talento.

  • "Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida. Debido a que casi todo, las expectativas externas, el orgullo, el temor a la vergüenza o al fracaso; todo eso desaparece frente a la la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante." "Recordar que se va a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tenéis algo que perder. Ya estáis desnudos. No hay ninguna razón para no seguir a vuestro corazón". "Vuestro tiempo es limitado, así que no lo desperdiciéis viviendo la vida de alguien. No os dejéis atrapar por el dogma, que es vivir con el resultado de los pensamientos de otra gente. No dejéis que el ruido de las opiniones ajenas silencien vuestra propia voz interior". "A veces la vida te va a pegar en la cabeza con un ladrillo. Pero no pierdas la fe".
  • Jobs también demostró en este discurso el optimismo con el que se enfrentaba a la vida a pesar de su enfermedad y la necesidad de encontrar lo que amas: "Lo único que me permitió seguir fue que yo amaba lo que hacía". "Tienen que encontrar aquello que aman". "La única forma de sentirse satisfecho es hacer un gran trabajo y eso solo es posible amando lo que hacen. Si aún no lo han encontrado, sigan buscando, no se detengan".

 

Standford 2005

 

Carta enviada al Consejo de Administración de Apple, informando de su renuncia cómo CEO, el 24 de agosto de 2011:

  • "Siempre dije que si llegara el día en que no pudiera cumplir con mis deberes y expectativas como CEO de Apple, sería el primero en hacérselo saber. Lamentablemente, ese día ha llegado".

Entrevista con Fortune, en 2008:

  • "No tenemos la oportunidad de hacer muchas cosas, pero todo el mundo debe ser excelente porque se trata de nuestra vida".

Entrevista en 60 Minutes, en 2008:

  • "Mi modelo de negocio son los Beatles: Ellos mantuvieron sus tendencias negativas en jaque, pero se equilibraban unos a otros y el total fue mejor que la suma de las partes".

Entrevista con Business Week, en 2004:

  • "La innovación viene de conocer a gente en los pasillos o de llamar a unos y a otros a las 22:30 de la noche con una nueva idea, o porque se han dado cuenta de algo que dispara los agujeros en la forma en que hemos estado pensando en un problema. Es un ad hoc de reuniones de las seis personas convocadas por alguien que piensa que ha descubierto la cosa más fresca y quiere saber lo que piensan los demás de su idea ". "Y se trata de decir no a mil cosas para asegurarse de que no vamos por el camino equivocado, o que intentas abarcar demasiado. Siempre estamos pensando en nuevos mercados en los que poder entrar, pero eso no es estar concentrado en las cosas que son realmente importantes".

Artículo en New York Times sobre el Ipod en 2003:

  • "El diseño no es solo la apariencia, el diseño es cómo funciona".

Entrevista en Newsweek, en 2001:

  • "Cambiaría, si pudiera, toda mi tecnología por una tarde con Sócrates".

Entrevista con la revista Fortune, en 2000:

  • "Para la mayoría de las personas, el diseño es la apariencia. Es la decoración interior. Es la tela de las cortinas y el sofá. Pero para mí, nada podría estar más lejos del significado del diseño. El diseño es el alma fundamental de una creación hecha por el hombre que termina expresándose en sucesivas capas exteriores del producto o el servicio".  "Mi decisión de volver a Apple es que nuestra industria estaba en coma. Me recordó a Detroit en los años 70, cuando los autos americanos eran los barcos de ruedas".

Entrevista con Wired, 1996:

  • "Estas tenologías pueden hacer la vida más fácil de una manera que sin ella no sería posible. Usted puede tener un niño con un defecto de nacimiento y ser capaz de ponerse en contacto con otros padres y grupos de apoyo, obtener información médica, o conocer los últimos fármacos experimentales. Estas cosas pueden influir profundamente en la vida. No estoy restando importancia a eso. Pero es un flaco favor poner constantemente las cosas en este punto de vista nuevo y radical, que va a cambiar todo. Las cosas no tienen que cambiar para que el mundo sea importante ".

Entrevista en Wall Street Journal, 1993:

  • "Ser en el más rico del cementerio no me importa. Irme a la cama sabiendo que hemos hecho algo maravilloso es lo importante para mí".

Entrevista en Fortune, en 1998:

  • "La innovación no tiene nada que ver con cuantos dólares has invertido en I+D. Cuando Apple apareció con el Mac, IBM gastaba al menos 100 veces más en I+D. No es un tema de cantidades, sino de la gente que posees, cómo les guías y cuánto obtienes".

Entrevista en Inc Magazine, en 1989:

  • "No puedes preguntarle a los consumidores qué quieren y luego pretender dárselo. En el tiempo que has estado fabricándolo, ellos querrán una cosa nueva".

Entrevista con la revista Playboy, 1985

  • "Trabajar en Macintosh ha sido la exeriencia más bonita de mi vida. Casi todos los que trabajaron allí no querían dejarlo al final. No queríamos aceptar que era el final. Cuando finalmente se anunció en la asamblea de accionistas, todo el mundo en el auditorio se puso de pie y le dio una ovación de cinco minutos. Fue increible para mí ver al equipo de Mac en las primeras filas. Era como si ninguno de nosotros pudiese creer que en realidad había terminado. Todo el mundo empezó a llorar".

Frase con la que Steve Jobs convenció a John Sculley (presidente de Pepsi-Cola) para trabajar en Apple:

  • "¿Quieres vender agua azucarada el resto de tu vida, o quieres hacer historia?"

“Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma — que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario.”

Me gustaría poder darte un abrazo Steve.

 

SJobs

Otoño – Ritos y Mitos


Otoño en el Parabrisas
Hace tanto calor que esa hoja en el parabrisas me trae a la conciencia de que estamos en otoño. De hecho, aún no me he vuelto a acostumbrar a llevar corbata después del tránsito veraniego sin ella. Esa hoja me hace mirar al cielo con otros ojos mientras aguardo la luz verde. Dos calles más y llegaré. Me estoy jugando hoy casi tres meses de trabajo. Todos los preparativos del cuatrimestre y la ciudad y su ritmo diario me han hecho perder el tempo estacional. Como si fuera una goma elástica el verano se ha estirado y, en cambio, tengo las vacaciones muy lejanas en el recuerdo: Aún no llevo el traje con comodidad a pesar de que no me recuerdo a mí mismo en chanclas y bañador. El arranque con el cuchillo entre los dientes de mis vecinos laterales me obliga a mirar el verde del semáforo. Con un poco de apuro, para no desentonar con la orquesta de ruido de mi alrededor, también me pongo en marcha. Pero hay algo en mi que quiere resistirse. Hay algo en mi que no acepta volver a hacer las cosas como antes. Me niego a la idea de volver a arrancar y llevar el ritmo y ejecutar todo de ese modo como lo hacía en primavera. No quiero obviar el verano que he pasado. No quiero olvidar todo lo que he aprendido, no sin cierto sufrimiento, a lo largo de toda la canícula. Quiero recordar siempre a ese que me he encontrado a lo largo de la travesía en el desierto. Los cambios se dan en unidades imposibles de medir. Y a pesar de esto, yo me he visto cambiar. Y no quiero olvidarlo.
Este es el primer párrafo de una novela que no sé si verá nunca la luz. Pero me ha parecido que era una buena introducción.

Todas las culturas tienen la tradición de celebrar los solsticios: Hay ritos para la entrada del verano y para la del invierno. Manifiestan los dos movimientos personales principales: La introversión y la extroversión.


Llega diciembre y fin de año y parece que todo el mundo hace un viaje introspectivo. Reflexiona, se acerca a la familia más íntima, se hacen buenos propósitos… Y llega junio y con él la calle, las relaciones tienden a expandirse…


Con los ritos celebrados a lo largo del tiempo aparecen los mitos:


La epifanía y el fuego son algunos de los varios que cada época tiene. Con el fuego limpiamos. Quemamos lo inservible. Lo que no se usa. Es renovación.


Con la venida de los magos de oriente reflexionamos sobre nuestra conducta. O deberíamos hacerlo. Y nos planteamos lo que deseamos; que queremos obtener; nuestras nuevas metas. Es renovación.


Sea hacia adentro o hacia afuera, los ritos y sus mitos nos plantean cambio.


Pero la primavera y el otoño no son nada. Meras transiciones. Como mucho te aceptaré que son transiciones bien planteadas. Mmmmmm vamos a ver: La primavera, las flores, la manifestación de la vida… Ok. Vale: Celebremos pues el día de la madre como símbolo de vida, fertilidad y todo eso. Preparémonos para la explosión llamada verano. Yyyyyy ¿otoño? Pues preparémonos para la introspección del invierno… Y que mejor que recordando a los difuntos.


Personalmente creo que la primavera y el otoño son lo mismo. Exactamente lo mismo. Piensa que el tiempo atmosférico que hace en otoño… si viniera de estar todo muerto como en invierno, provocaría el mismo estallido de vida que la primavera.


Lo que ocurre es que… …el verano lo quema todo. Las cosas empiezan a morir en otoño porque el verano las quemó. No culpes al otoño: El 90% de la gente escoge otra estación del año como preferida.


La entrada de este otoño me pilló dando training a la gente de la galaxia Meditempus-i3e. Me gusta llamarles galaxia porque la organización está llena de soles, estrellas y planetas. Una de ellas, Silvia Charif, me pasó las fotos que tiró ahí donde estábamos. Cuelgo un par de ellas. ¡Están tan llenas de otoño!



IMG_6264



IMG_6256


No se que dia ni a que hora entrará el Otoño. Siempre me ha hecho gracia eso. Como si fuera fácil apreciar alguna diferencia entre el momento 11:03 y el momento 11:05. Y es que, efectivamente, los cambios se dan en unidades imposibles de medir.


Por eso cuando uno cambia… …y lo nota, eso… …eso es un hito. Y debe celebrarse. Porque celebramos las cosas para no olvidarlas. Porque no olvidarlas nos acerca al nuevo cambio que vendrá. Nos acerca, porque no olvidar lo que vas cambiando te ayuda a eliminar los miedos. Esos que tienes al nuevo cambio que vendrá.


Y cuando venga, ya sabes, todo saldrá bien.


Te abrazo

Miedo

Todos sentimos miedo en nuestra vida. Gracias a él hemos llegado a sobrevivir como especie.

El miedo es una emoción con la que nacemos, pero que se puede ir modulando a través de la propia educación, el entorno, la cultura… Los griegos lo explicaban muy bien a través de la mitología: Venus, diosa del amor, mantuvo un romance con Marte, dios de la guerra. De él nacieron varios hijos, entre los cuales estaban Fobos (la fobia) y Deimos (el miedo) (Fuga y Timor para los romanos). Como vemos, el miedo (y la fobia, el temor y la huida) procede de la unión del amor y la guerra.

Esto quiere decir que:

 

“En la medida en que nosotros queramos o amemos algo temeremos perderlo.”

 

No es valiente quien no tiene miedo: Sin miedo no hay valentía. La valentía reside en saber vencerlo.

Existen varios maneras de conseguir que el miedo no nos paralice:

1. Aceptar que tenemos miedo. Sabemos que todos lo padecemos y no es un síntoma de debilidad reconocerlo.

2. Identificar cuál es nuestro miedo. A veces no es fácil reconocerlo. En ese caso lo mejor es centrarnos en la otra cara de la moneda: ¿cuál es nuestra motivación?:  En función lo que nos motive, eso es lo que tendremos miedo a perder.

3. Mirar al miedo a la cara y hacerlo concreto. Nuestro peor enemigo siempre es nuestra propia cabeza. Nosotros somos capaces de imaginar cosas mucho peores que la realidad. Por tanto, lo mejor es que ante una amenaza pongamos sobre el papel las posibles consecuencias.

En definitiva, para superar los miedos lo mejor es centrarnos en nuestra motivación trascendente, aquella que nos empuja a seguir adelante a pesar de los riesgos.

Victor Frankl fue un psiquiatra judío que pasó la segunda guerra mundial en varios campos de exterminio, entre ellos Auswitz. Según él, no se salvaron de aquel infierno los más fuertes, ni los más cultos, ni los mejor preparados, sino aquellos que tenían una motivación más allá de su propia vida: "cuando salga escribiré un libro", "cuando salga veré a mis hijos", "cuando salga contaré esto al mundo".

Como decía Nelson Mandela:

“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo.”

 

Poema de William Ernest Henley

En la noche que me envuelve,
negra como un pozo insondable,
doy gracias al dios que fuere,
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias,
no he gemido ni llorado.
Ante las puñaladas del azar,
si bien he sangrado, jamás me he postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantosWilliam_Ernest_Henley
acecha la oscuridad con su horror.
No obstante la amenaza de los años,
me halla, y me hallará, sin miedo.

No importa cuán estrecha sea la puerta,
ni cuántos castigos lleve la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

 

No huyas, no temas, no tengas miedo: Todo saldrá bien.

Poco más que añadir hoy. Sólo que…

…Te abrazo.

Ganar-Ganar.

"Ganar-Ganar" es una expresión que se utiliza para definir un tipo de relación. Yo creo que es más una actitud: una forma de llevar adelante una relación. Tanto en una comercial, como en una donde no existan intereses económicos, significa que ambas partes ganan.

Es tener la intención de ganar, pero a la vez querer que la otra persona también gane. Y eso es muy difícil. La dificultad acostumbra a radicar en que entendemos ganar-ganar, en que ambas partes ganen “lo mismo”. Lo mismo en naturaleza o en proporción. Y realmente no tiene porque ser así.

Tienes que preocuparte por los demás. Hacer todo lo posible para que el otro consiga o se acerque a lo que se propone. Pero también debes preocuparte por ti mismo, porque tú también quieres tenerlo eso que te propones.

¿Cómo hacerlo? No es fácil. Es necesario comenzar por uno mismo. (Como casi siempre). Debes tomar la responsabilidad de tu propia vida, idear un plan y fortalecer la confianza y seguridad en ti mismo.

ganar-ganarSólo así, uno puede dejar de sentirse amenazado por otras personas. Dejas de ponerte a la defensiva y empiezas a valorarlas, a disfrutar de ellas, a desear que ganen. La seguridad personal es el fundamento para pensar Ganar-Ganar. El punto de partida.

Esta es la historia de una relación ganar-ganar. A ver si eres capaz de decirme quien gana más. Son sólo tres minutos.

Rescate del Bebé colibrí

Los caminos los hacemos para llegar a algún sitio. Pero la felicidad, la satisfacción, la realización personal, el éxito… ….descansan más en cómo se realiza el camino, que en alcanzar eso donde el camino te lleva.

Espero que uno de tus cómos sea el estilo ganar-ganar, en cada una de las relaciones que cada día tengas.

Tú dale vida al colibrí. Y ya verás.

Te abrazo

Un mal día



 

¡¡Escúchame!!


Puedes sentir soledad y estar en medio de un millón de personas, puedes gritar y que nadie te oiga, o preguntar y que nadie te conteste.

Puedes querer y no tener, …luchar y no conseguir, …pelear y no ganar, …dar y no recibir.   Pero... ¿Sabes qué?

Habrá otros momentos en que estés solo pero te sientas rodeado de mil personas que te quieren.

Sin decir nada, alguien sabrá que las cosas no van bien. Sin preguntar te dirán lo que necesites oír, conseguirás cosas sin luchar; Sobre todo aquellas que no quieras, pero ganarás batallas sin dejarte la piel en el camino. Recibirás sin tener que dar nada a cambio. …Como alguna vez te ha ocurrido.

Y después de todo esto, alguien te enseñará que el único truco que sirve es seguir y sonreír pase lo que pase.

Yo te sonrío. Espero que tu, ahora, estés sonriendo.

Te abrazo.

Aniversario. Conversaciones.

Nunca pensé que camino seguiría. Nunca pensé lo que duraría. De hecho, nunca pensé. Lo empecé y punto.

Hoy hace dos años que empezó este blog.

Fuegos-Artificio

A veces me preguntan cómo decido qué escribir, qué postear, cuál va a ser el siguiente tema….

Y la verdad es que no lo decido yo. Lo decide la vida: Lo que me pasa. Lo que veo que le pasa a alguien. Lo que se comenta. Lo que me comentan o me dicen. Lo que me cuentan, lo que me explican… Es entonces cuando empieza.

Continúa cuando, a partir de eso, lo meto todo en la olla. Dándole vueltas se eleva la temperatura. Entonces aumenta la presión. Es el momento de sacar a pasear a Fosca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es cuando empiezo a escribir la entrada en mi cabeza. A veces, estoy tanto en la escritura que ella reclama mi atención: ¡Eh! ¡Tío! ¡Que es mi momento! ¡Que me has sacado a pasear para jugar conmigo! Como es evidente, no lo dice literalmente: Aún no oigo voces si me tomo la medicación. :)  Quien tenga perro sabe de lo que estoy hablando. Pero es que esta, además, tiene una mirada…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es entonces cuando (ella) me aterriza en la realidad y me voy con renovada energía a poner en azul sobre blanco lo que, (hace horas, días, semanas… vete tu a saber) va dando vueltas por mi cabeza.

Así es como lo he ido escribiendo a lo largo de estos dos años. Sin más pretensiones. De hecho, sin ninguna pretensión añadida a lo que te acabo de contar.

Durante este tiempo, la verdad, es que me ha alegrado mucho haber servido de inspiración en algunos casos. Haber reconfortado en otros. Incluso haber conmovido en unos pocos de ellos: Mover cosas ahí dentro es motivación.

Y me ha alegrado mucho cada vez que me lo has hecho saber. En una ocasión llegué a decir que los comentarios son la gasolina del blog. Hasta hoy creo que los he contestado todos.

Voy a continuar escribiendo este blog. Mi intención es continuar haciéndolo como lo he venido haciendo hasta hoy. Si da un salto cualitativo dependerá de mi habilidad y destreza en la escritura… …Y de tus comentarios. Porque estamos en la era 2.0 y eso quiere decir diálogo. Conversar. Descubrir otra forma de conversar.

Conversar

“Al operar en el lenguaje cambia nuestra fisiología. Por eso nos podemos herir o acariciar con las palabras. Por eso el conversar es constructor de realidades.” (Gracias Dina)

El futuro no es lo que está por venir. Es aquello que vamos a buscar.

Por eso te animo a conversar.

Dejame-un-comentario-300x216

Te abrazo.

Amor y Belleza

Hoy hay otra historia. Pero antes de contártela me gustaría hacer un par o tres de reflexiones. (Espero que, a pesar de ello, llegues a conocer la bonita historia del final)

Cada vez que oigo que alguien se define como amigo de sus amigos, reconozco que siempre he creído que eso no tiene ningún mérito: No creo que sea una acto de excelso amor, amar a quien te ama.

Sobre la Amistad: Porque del mismo modo que somos serviciales y generosos sin buscar el reconocimiento, pues no prestamos nuestros servicios por interés, sino que estamos naturalmente inclinados a la generosidad, así también pienso , la amistad debe buscarse, no animados por un espíritu mercantil, sino con la convicción de que todo su provecho está en el amor mismo.

Cicerón

 

El amor. Qué decir del amor que no se haya dicho ya.

El amor infantil sigue el principio: Amo porque me aman.

El amor maduro obedece al principio: Me aman porque amo.

El amor inmaduro dice: Te amo porque lo necesito.

El amor maduro dice: Te necesito porque te amo.

Erich Fromm

 

Que genial me ha parecido siempre Erich Fromm.

Y la belleza. De ella Borges dijo:

Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso.

 

De ahí, como ves, ya se salta a la felicidad. Y de la felicidad, saltaríamos fácil y rápidamente al éxito. Pero estos… …ya serán otros temas para otros días.

Quiero hoy, para ti, juntar los conceptos de amor y de belleza. Tanto el uno como la otra son dos grandes fuentes de motivación. Aunque contrariamente a lo que aparenta, la naturaleza de su motor no está en “lo otro”. Sino en la capacidad de sentirlos y apreciarlos desde dentro de uno mismo.

Admirar algo bonito y bello, es como ser amigo de tus amigos: No tiene mérito. Lo mágico empieza cuando aprendes a descubrir belleza donde es difícil apreciarla. Donde otros no la ven.

En cuanto eres capaz de verla ya no dejas de verla nunca ahí. Y como dice Borges, en ese instante estás en el paraíso. Cuando desde dentro de ti mismo nace esa sensación de aprecio, eso que contemplas es… redondo, equilibrado, bonito, …perfecto. Como dice mi amiga 2.0, Brenda Rodríguez: En el momento en que la belleza se quiso perfeccionar se hizo espantosa. :)

Si ves la belleza así, ¡Que cercanos están la belleza y el amor!

Ya vaaaaaaa, ya vaaaaaaa. Ahora viene la historia. Es otro clásico. Y la voy a relatar tal y como la recuerdo.

John Slezak se levantó de su asiento arreglando su uniforme, y estudió la multitud de gente que se abría paso hacia la Gran Estación Central.

Estación central

Buscó la chica cuyo corazón conocía pero cuya cara nunca había visto: ... la chica de la rosa.

rosa blanca

El interés en ella había comenzado 13 meses antes en una Biblioteca de Florida. Tomando un libro del estante se encontró intrigado, no por las palabras del libro sino por las notas escritas en el margen. La escritura suave reflejaba un alma pensativa y una mente brillante. En la parte del frente del libro descubrió el nombre de la dueña anterior, la señorita Maynell.

Con tiempo y esfuerzo localizó su dirección. Ella vivía en Nueva York. Le escribió una carta para presentarse y para invitarla. Pero al día siguiente, John embarcó para servir en la II Guerra Mundial.

Durante un año y un mes, los dos se conocieron a través del correo, y un romance fue creciendo. John le pidió una fotografía, pero ella se negó. Ella sentía que si a él de verdad le importaba, no importaría como fuera ella.

Cuando por fin llego el día en que él regresaba de Europa, arreglaron su primer encuentro: a las 7:00 de la tarde en la Gran Estación Central de Nueva York.

“Tú me reconocerás”, ella dijo, “por la rosa que llevaré”.

Así que a las 7:00 John estaba en la estación buscándola.

Dejaré que John Slezak te diga lo que sucedió:

"Una joven mujer vino hacia mi. Tenía una figura alta y esbelta. Su cabello rubio y rizado se encontraba detrás de sus delicadas orejas; sus ojos eran azules como flores. Sus labios y su mentón tenían una gentil firmeza y en su traje verde pálido era como la primavera en vida. Me acerqué caminando hacia ella sin darme cuenta de que no llevaba la rosa. Mientras me movía, una pequeña y provocativa sonrisa curvó sus labios:

-"¿Vas por mi, marinero?" Murmuró ella.

Casi incontrolablemente di un paso hacia ella y entonces vi a Hollis Maynell. Estaba parada casi directamente detrás de la chica. Una mujer, ya pasada de sus 40, con cabello grisáceo bajo un sombrero gastado. Era más bien regordeta; sus pies, con gruesos tobillos descansaban en zapatos de suela baja.

La chica del traje verde se iba rápidamente. Sentí como si me partiera en dos: mi deseo tan agudo de seguirla, …y a la vez tan profundo mi anhelo por la mujer cuyo espíritu me había acompañado y apoyado.

Y ahí estaba ella. Su pálida y rolliza cara era gentil y sensible, sus ojos grises tenían un brillo cálido y amigable. No vacilé. Mis dedos apretaron la pequeña y usada copia de cuero del libro: Era para identificarme con ella.

Esto no sería amor, pero seria algo preciado, algo quizá mejor que el amor, una amistad por la que había y debía estar siempre agradecido.

Cuadré mis hombros, saludé y le ofrecí el libro a la mujer, aunque mientras hablaba me sentí ahogado por la amargura de mi decepción.

- "Soy el Teniente John Slezak, y usted debe ser la Srta. Maynell. Estoy muy contento de que me pudiera conocer; ¿la puedo llevar a cenar?

La cara de la mujer se ensanchó en una sonrisa tolerante.

- "No se de que se trata esto hijo" ella respondió, -"pero la señorita del traje verde que se acaba de ir me rogó que me pusiera esta rosa en mi abrigo. Y ella dijo que si usted me invitaba a cenar, yo le diría que le está esperando en el restaurante de enfrente. ¡Dijo que era una clase de prueba!"

No es difícil de entender la sabiduría de la Srta. Maynell: La verdadera naturaleza de un corazón se ve en su respuesta a lo no-atractivo.

Dime a quien amas, dime lo que amas y te diré quien eres.

Te abrazo.

El billete

Esta historia es un clásico. Y debe estar en este blog.

Pablo, con el rostro abatido de pensar, se reunió con su amiga Laura en un bar a tomar un café.

Deprimido, descargó en ella sus angustias... que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación!... Todo parecía estar mal en su vida.

Laura introdujo la mano en su bolso, sacó un billete de 50 euros y le dijo: -¿Quieres este billete?

Billete 50 euros

Pablo, un poco confundido al principio, le contestó: -Claro, Laura... son 50 euros, ¿quién no los querría?

Entonces Laura tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo una pequeña bola. Mostrando la estrujada pelotita a Pablo, volvió a preguntarle: -Y ahora, ¿lo quieres también?

-Laura, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 50 euros. Claro que lo cogeré si me lo das.

50 euros arrugados

Laura desdobló el arrugado billete, lo tiró al suelo y lo restregó con el pie, levantándolo luego sucio y marcado. -¿Lo sigues queriendo?

billetes arrugados

-Mira, Laura, sigo sin entender a donde vas, pero es un billete de 50 euros, y mientras no lo rompas, conserva su valor...

-Pablo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, sigues siendo tan valioso como siempre lo has sido. Lo que debes preguntarte es cuánto vales en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado.

Pablo se quedó mirando a Laura sin atinar con palabra alguna, mientras el impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro.

Laura puso el arrugado billete a su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó: Toma, guárdalo, para que te acuerdes de esto cuando te sientas mal... pero me debes un billete nuevo de 50 euros para poderlo usar con el próximo amigo que lo necesite.

Le dio un beso en la mejilla y se alejó hacia la puerta.
Pablo volvió a mirar el billete, sonrió, lo guardó y con una renovada energía llamó al camarero para pagar la cuenta...

Te abrazo.

Añoranza

El Canto de la Añoranza

Ni que sólo fuese por ver la claridad de tus ojos mirando al mar
Ni que sólo fuese por sentir el roce de una presencia
Ni que sólo fuese podernos decir otro adiós serenamente
Ni que sólo fuese por el suave deslizar de un tiempo perdido a tu lado

Ni que sólo fuese recorrer juntos el bello jardín de tu pasado
Ni que solo fuese porque sintieras como te añoro
Ni que solo fuese por reírnos juntos de la muerte.

EL Cant del Enyor
Ni que només fos, per veure't la claror dels ulls mirant el mar.
Ni que només fos, per sentir el frec d'una presència.
Ni que només fos, poder-nos dir un altre adéu serenament.
Ni que només fos, pel suau lliscar d'un temps perdut al teu costat.
Ni que només fos, recórrer junts el bell jardí del teu passat.
Ni que només fos, perquè sentissis com t'enyoro.
Ni que només fos, per riure junts la mort.
Ni que només fos, poder-nos dir un altre adéu serenament.
Ni que només fos, perquè sentissis com t'enyoro.
Ni que només fos, per riure junts la mort.

Hoy hace siete meses. Y seis de la entrada en este blog: Crisis? What Crisis?

En algunos de mis trainings, hace muuucho tiempo, contaba la historia de mi abuelo y de como me enseñó a vencer a la muerte. Hace muuuucho tiempo decidí dejar de contar esa historia: Me emocionaba demasiado.

Mi abuelo y Joan son dos claros ejemplos de como vencer a la muerte desde la vida. (Seguramente, algún día, dejaré escrita esa historia en este blog. Y será la última vez que la relate.)

Echar a alguien de menos no debería entristecernos: Mientras sea así, permanecerá vivo. La añoranza debe tener rebote.

Debe alegrarnos pues. Y también por el privilegio de ese tiempo, hoy perdido, de haber podido estar a su lado. De haber paseado por ese bello jardín del pasado común.

¡Un abrazo yayo! Una abraçada nen! Estéis donde estéis.

Entretanto, y mientras podemos:

Te abrazo

Ser uno mismo

Rosa y Javier llevaban casi dos años saliendo.

pareja

En opinión de Rosa, formaban la pareja perfecta. Estaba convencida de que Javier era el hombre con el que quería casarse.

Javier, en cambio, no parecía estar listo para formalizar un compromiso. Si a Rosa se le ocurría plantear cualquier tema de futuro, él cambiaba de tema.

Rosa empezó a desesperarse. Decidió que antes que la relación se estropeara por ello, tenía que adoptar una postura firme y clara. Y se determinó a planteárselo a Javier. Si para él la relación no era seria tendrían que romper.

Sabía que alejarse de él la destrozaría. Pero ya no veía otra alternativa. Lo que desde luego no haría sería suplicarle que le pidiese que se casara con él.

Una tarde, mientras se apresuraban por la calle para ir a cenar. Rosa iba absorta en sus pensamientos, ya que durante esa cena tenía la intención de hacerle ese planteamiento a Javier.

Pasaron junto a un hombre sin hogar.

indigente_Quinta_Avenida_Nueva_York

Estaba acurrucado en la acera intentando protegerse del gélido viento. La escena devolvió de golpe a Rosa a la realidad. Y se detuvo en seco ante la visión de ese desconocido sucio, hambriento y muerto de frío.

“Ahora mismo vuelvo” le dijo a Javier. Y sin mediar más palabra, cruzó rápidamente la calle. Entró en una tienda de artículos de segunda mano y más adelante, en la esquina, en un autoservicio. Cuando volvió iba cargada: En una bolsa grande llevaba un grueso abrigo de lana y de una pequeña sacó un envase de sopa caliente y un bocadillo recién hecho. “Tenga, esto es para usted”, dijo sencillamente.

Reanudaron su camino y Rosa volvió a sus pensamientos: Se juró en silencio que esa misma noche le diría a Javier como se sentía.

Una vez sentados, respiró hondo y empezó: “Javier, tengo algo importante que decirte…”

“Antes tengo que decirte algo yo a ti”, le interrumpió Javier.

anillo_de_compromiso

“Lo siento, no tengo un anillo. Pero tengo que pedírtelo: ¿Quieres casarte conmigo?”

La expresión de Rosa mostraba exactamente lo que su emoción le hacía sentir: Sorpresa, alegría… Y porque no decirlo, se sentía abrumada y extrañada a la vez. “¿Porqué en este momento?” logró mascullar como diciéndoselo sólo a sí misma.

“Cuando vi cómo te detenías para darle a ese indigente abrigo y comida caliente –dijo Javier-, pensé: ¿Cómo no voy a pasar el resto de mi vida con alguien así?

La historia, como puedes suponer, acaba con Rosa diciéndole que sí.

La mayoría de las veces creemos que para que las cosas mejoren deben ocurrir grandes cambios extraordinarios. En la mayoría de conflictos creemos que las soluciones pasan por largas conversaciones. Tenemos la tendencia a considerar que son los demás los que tienen que cambiar.

Pero no podemos cambiar a los demás; todo lo que podemos hacer es controlar lo que hacemos.

Gracias a un simple acto, Javier aprendió más sobre Rosa que con centenares de conversaciones con ella. La reacción instintiva de Rosa le dijo todo lo que necesitaba saber sobre los próximos veintitantos años de su vida.

Y todo cambió en un instante. En ese instante en el que Rosa menos pensó. Simple y sencillamente fue ella misma. Sin darle más vueltas. Y todo cambió.

Sé tu mism@.

Te abrazo.

Rompiendo la noche

No dejes que lo que no puedes hacer interfiera en aquello que puedes hacer

 

Liz Murray en su conferencia 'From Homeless to Harvard' explica  parte de su historia personal, en la que reconoce que “ha habido momentos especialmente duros, de mucho dolor”.

liz-murray

Su vida la cuenta en el libro “Breaking Night” (“Rompiendo la noche”), donde narra su infancia en el Bronx, “en una casa en la que la máxima preocupación era si podrían cenar, tendrían electricidad o ropa”.

Murray, nacida en septiembre de 1980, recuerda que era una adolescente cuando su madre tuvo que ser hospitalizada enferma de Sida y ella se convirtió en una 'homeless' (sin techo) junto con su hermana y su padre, quien también había contraído el VIH. Como ella dice: “Me convertí en una de esas personas a las que nadie se quiere acercar cuando la ves por la calle”.

En aquella etapa nació el título de su libro, “Breaking Night”, un término coloquial utilizado en Nueva York, en el Bronx, “cuando pasas toda la noche despierto hasta que amanece”.

Murray pasaba aquellas noches con otros “sin techo” que, como ella, eran conscientes de su situación cuando los primeros rayos de luz les hacían decir: “Hemos roto la noche”. Con el tiempo, al escribir el libro, pensó que “no había mejor título”.

Cuando tenía 16 años su madre murió y ese hecho, “aunque suene extraño, me cambió el alma”, afirma, y añade que le hizo darse cuenta de que “la vida es corta y preciosa. Un regalo”.

Su madre le había enseñado a que fuera agradecida con las cosas que tenía en lugar de quejarse de las que le faltaban. “Eso me abrió el corazón y me inspiró”, recalca la joven neoyorquina.

Pese a todo los males tuvo la determinación de salir a adelante. El resto lo hizo la gente que confió en ella. Sus profesores, una ONG que ayudaba a jóvenes sin techo y numerosas becas que fue consiguiendo gracias a su esfuerzo personal. En junio de 2009 se graduó en Psicología en la Universidad de Harvard y ahora recorre el mundo dando conferencias a jóvenes y ejecutivos sobre motivación personal.

En su libro ha incluido la frase “no dejes que lo que no puedes hacer interfiera en aquello que puedes hacer” -del entrenador de baloncesto John Wooden- porque resume la filosofía de vida que Murray quiere transmitir.

Te abrazo.

Indignados y dignos

Tengo dudas de si este escrito debería estar en este blog. Pero ahí va.

Tomarnos tiempo para renovarnos es una actividad importante, y aún siendo urgente, rara vez la emprendemos. Nadie nos obliga a hacerlo, y nadie puede hacerlo por nosotros. La renovación en nuestra vida requiere proactividad. Requiere ser activada, y debemos hacerlo nosotros mismos.

Activar la renovación significa presionar, insistir permanentemente, obligadamente, hasta que se convierta en un hábito. Ésa es la inversión más poderosa que está a nuestro alcance en la vida: la inversión en nosotros mismos.

Para equilibrar nuestras vidas debemos reconocer la importancia de dedicar tiempo regularmente a la renovación de nuestras dimensiones.

Para verlo y reverlo. Y volverlo a ver.

Estos días, hay personas que protestan en distintas partes del mundo. Les llaman "indignados" y han salido a la calle, para decir lo que piensan. Yo les llamaría "los dignos"... El último, hasta hoy, recodo de dignidad.

Veo mucha dignidad -y coraje- en aquellos que ponen límites: Hasta aquí. Que no aceptan delegar sus vidas, o comunidades... en personas que no confían. En sistemas y modelos caducos. En formatos que les impiden crecer. En dimensiones que ahogan.

Indignados y dignos. A la vez.

Celebro también que los jóvenes no se acostumbren a este status-quo llamado "crisis". Y la juventud, en este caso, no entiende de edades. Ellos llegan para cambiar las cosas; ese es su rol. Llegan para ver diferente y para darse cuenta, que lo que sostenemos como "imposible"... pronto dejará de serlo.

Sentir "esto me duele", es el primer paso: reconocemos el síntoma. Decir "esto me duele" es el siguiente paso: descubrimos que hay muchos más con el mismo dolor.

Y en el problema está la solución: el dolor nos une; conversamos; nos conocemos; nos organizamos y nos damos cuenta de nuestro poder. La sanación comienza, cuando nos re-descubrimos... y volvemos a confiar.

Ya no lo dudo: Este escrito debe ir en este blog. Porque, insisto:

Tomarte tiempo para renovarte es una actividad importante, y aún siendo urgente, rara vez la emprendes. Nadie te obliga a hacerlo, y nadie puede hacerlo por ti. La renovación en nuestra vida requiere proactividad. Requiere ser activada, y debes hacerla tú mism@.

Tú mism@. Tú verás.

Te abrazo.

Dame lo mejor


"Coaching (que procede del verbo inglés to coach, entrenar) es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas."


Yo me dedico al training. Vendría a ser “coaching colectivo” o grupal. Muy diferente a lo que se le llama “formación”. Aunque deba resignarme muchas veces a que clasifiquen mi actividad profesional como formación. Y digo resignarme, con todos mis respetos y admiración hacia la formación.

El training, el entrenamiento, es otra cosa. En términos lingüísticos se llama conjugar. Eso que hacemos de “poner de acuerdo todo” a la hora de hablar. Cuando conjugamos un verbo “ponemos de acuerdo” el tiempo verbal con el género y el número. No tiene sentido decir: Yo hacéis el trabajo que luego fui al cine.


Para cualquier logro, para cualquier éxito, para la consecución de un reto, es necesario saber conjugar talento y talante. Skill & Mind. Aptitud y actitud. Esto es de lo que se trata el training.
Corren tiempos en los que ya no es suficiente dar lo que dábamos para conseguir lo que veníamos consiguiendo. Hay que dar más. Hay que dar de otro modo. Hay que formarse (aptitudes) y elegir bien en qué.

Pero sobre todo, hay que “tomar conciencia” de todo lo que podemos llegar a dar. De todo lo que podemos llegar a esforzarnos. De que podemos hacer llegar nuestro esfuerzo más allá de donde lo hemos hecho llegar jamás. Y de saber persistir y perseverar en ese esfuerzo. A esto me dedico. No a convencerte. Sino a generar las condiciones para que seas tu mismo el que te convenzas. …O no. Porque lo que tu consigas, al final, en último término, depende de ti.

Yo sólo puedo estar a tu lado. Animarte. Repetirte hasta la saciedad que puedes. Alentarte. Ayudarte a tener mejor diálogo interior contigo mismo. A pedirte que me des más. A insistir en que no te rindas.
¡¡Vamos!! ¡¡No te rindas!! Dame más. Dámelo todo. Entrega todo tu corazón. Porque te necesito.

¡¡Dámelo todo!!

Con el poder de tu actitud.

Dámelo todo. Porque te necesito.

Entrégalo todo: ...Porque TE necesitas.

Te abrazo.

La libreta de pensar y la Nevera

Mi libreta de pensar. Poca gente conoce su existencia. Y mucho menos han accedido a ella.

Me obligué a usar una libreta para eso: Para pensar. Estaba harto de perder notas, notitas, apuntes, citas, papelitos, servilletas de papel, hojas arrancadas (a veces furtivamente) del bloc de un camarero… Donde había anotado un pensamiento; Una cita que había leído en dios sabe que lugar; Una reflexión a la que debía darle aún más vueltas; Las notas cogidas al vuelo de una charla, una conferencia. Incluso, lo confieso, alguna frase oída en alguna conversación ajena y que me podía parecer ingenua, ingeniosa, absurda, inteligente, retórica… o cualquier otra cosa que, en aquel momento, me parecía un filón inspirador de algo. O que lo podía acabar siendo.

Esta libreta me ha permitido rescatar de la oscuridad del tiempo verdaderas perlas. Y también cosas absolutamente infames. Sí, parece mentira que algo que apuntas como extraordinario, definitivo, lúcido… Esa frase rotunda, sintética, genial, solemne…. Con la perspectiva del tiempo ves que era, sí solemne, pero una solemne…estupidez.

La libreta hace de nevera: Enfría las cosas

La nevera, además de lo que ya sabes que es, para mí es una carpeta. Es donde meto todo eso que me parece interesante para alguna cosa que esté preparando. Por ejemplo: Empiezo a trabajar un tema. Pongamos que es el miedo, o el éxito, o la incertidumbre… Y todo lo que voy pillando respecto a esos temas lo meto ahí. Sin más orden. Textos, notas, imágenes, artículos, links… Y la nevera lo conserva.

Es como una despensa. Cuando tengo que cocinar un plato: Un artículo del blog, la creación de uno de los módulos de un training, etc., cojo ingredientes. Leo, valoro, imagino, proceso…

Cuando cocinas, no pones toda la sal del salero. Ni todo el aceite de la aceitera. Dicen que los buenos cocineros son los que tienen la capacidad de hacer algo exquisito con lo que tienen a mano: Entre la despensa y la nevera. Abren y dicen: Con lo que tengo… A ver que hacemos hoy. Y van y lo hacen.

Y así, me encuentro que, en ocasiones, yo que quería trabajar o el miedo, o el éxito, o la incertidumbre… Acabo haciendo algo así como “La incertidumbre que produce el miedo al éxito”. Vaya: Bonito tema.

Aunque otras veces uno abre la nevera y se encuentra que lo que le apetece es un “sabor puro”. Comer algo a mordiscos. Porque ya tiene entidad propia.

Esto es lo que me ha pasado hoy. Abrí la nevera y me encontré con esto:

No te rindas, aún estás a tiempo de abrazar la vida y comenzar de nuevo, aceptar tu sombra, liberar el peso y retomar el vuelo.

No te rindas, que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir los sueños, abrir las esclusas, destrabar el tiempo, correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor, no cedas.

Aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se acalle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tu seno.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque lo has querido y porque yo te aprecio, porque existe el vino y el amor es cierto, porque no hay herida que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos, bajar el puente y cruzar el foso, abandonar las murallas que te protegieron, volver a la vida y aceptar el reto.

Recuperar la risa, ensayar un canto, bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo, celebrar la vida, remontar los cielos.

Mario Benedetti

Y lo he mordido. Para que añadir más.

Espero que lo muerdas. Y que lo saborees. Porque comer, come cualquiera. Pero saborear… Eso esta al alcance de sólo unos pocos. Vuelve a leer esto de Mario Benedetti. Y saboréalo.

Te abrazo

Quemar las naves

Alrededor del año 335 a.C., al llegar a la costa de Fenicia, Alejandro Magno debió enfrentarse una de sus más grandes batallas. Al desembarcar, comprendió que los soldados enemigos superaban tres veces el tamaño de su gran ejército. Sus hombres estaban atemorizados y no encontraban motivación para enfrentar la lucha: habían perdido la fe y se daban por derrotados. El temor había acabado con aquellos guerreros invencibles.

Cuando Alejandro hubo desembarcado sus tropas en la costa enemiga, dio la orden de que fueran quemadas todas las naves.

Quema-Naves

Mientras los barcos se consumían en llamas y se hundían en el mar, reunió a sus hombres y les dijo: "Observen cómo se queman los barcos. Esta es la única razón por la que debemos vencer, ya que si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá abandonar esta tierra que hoy despreciamos. Debemos salir victoriosos en esta batalla, pues sólo hay un camino de vuelta, y es por mar. Caballeros, cuando regresemos a casa, lo haremos de la única forma posible: en los barcos de nuestros enemigos".

El ejército de Alejandro venció en aquella batalla, y regresó a su tierra a bordo de las naves conquistadas.

Los mejores no son aquellos que han esperado las oportunidades, sino los que las han buscado y aprovechado a tiempo. Los que han asediado esas oportunidades. Los que las han conquistado.

El compromiso exige valentía. Y no podemos confundir la valentía con la arrogancia. Y sin miedo, no existe valentía: Sólo inconsciencia. Por eso… A veces, hay que quemar las naves.

En nuestras vidas hay que hacer todo lo posible para tomar las buenas decisiones. Sin embargo a veces el miedo puede ser un obstáculo. Todos conocemos nuestros puntos débiles, que se acrecientan en nuestra mente. Sabemos que hay quien cuenta con más dinero, con más experiencia, con más contactos. Hay otros, distintos a nosotros, que parecen genéticamente preparados para el éxito. Y, sin embargo, en esta debilidad radica la principal fortaleza de muchos.

Considera todas las oportunidades en tu vida que perdiste. Piensa en las relaciones que cortaste. En las oportunidades de carrera que dejaste pasar porque querías conformarte con el status quo.

Piensa en los sueños e ideales que una vez tuviste y que ahora están llenos de telarañas. Imagínate que habría sido de tu vida si hubieses quemado algunos botes.

Cuando tengas miedo a algo, deja de pensar en los riesgos que corres al tomar la decisión. Piensa mejor en lo que vas a perder si no lo intentas. Visualizar esa situación de pérdida si no te atreves, te dará el valor suficiente para enfrentarte a ese miedo. Y la fuerza suficiente, en cuanto empieces, para perseverar.

Lo único que hace falta es un salto de “fe”. Un salto hacia lo desconocido. La pregunta que uno se hace en estos casos es “¿no estaré haciendo una estupidez?”. La respuesta es que no lo sabemos.

Los griegos no tenían la seguridad de que iban a ganar. Pero estaban altamente motivados porque no tenían otra alternativa. Lo único en que pensaban era en ganar.

Y es que la ausencia de reservas, la entrega total, si que marcan diferencias. La combinación de hambre de éxito y de ausencia de opciones genera gigantes.

 

…El momento que hizo que todo lo demás fuera posible…

…El momento que hizo que todo lo demás fuera posible…

Aún resuenan las palabras de Vincent en mi cabeza…

 

¿Quieres saber cómo lo conseguí? Jamás me reserve nada para la vuelta.

 

Tú también tienes opciones delante tuyo. Tal vez un libro que querías leer, un negocio que querías comenzar, alguien a quien quieres acercarte para comenzar una conversación…

Elimina los obstáculos y las excusas. Conquista la orilla como si fueras a vencer. Prende fuego a la nave y mírala hundirse en el agua. …Sólo te queda ganar ese reto. Da la vuelta y mira hacia adelante. Deja atrás sus miedos. No te rindas ante nadie ni ante nada; haz un compromiso pleno con tu idea. Tú también vencerás.

Te abrazo