Introducción



Éxito es no dejar de volar

 

En los trainings de skill & mind tanto de ventas de como de management un peaje obligado es definir éxito. En este blog no lo he hecho aún porque considero que es un concepto para trabajarlo. No para explicarlo.

Éxito suena grande. También suena grande fracaso.

"Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma
indiferencia."   
Rudyard Kipling

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”
Winston Churchill

El rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entrego al maestro de cetrería para que los entrenara.

Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro no sabía lo que le sucedía: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mando llamar curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.

Halcón

Publicó por fin un bando entre sus súbditos y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines.

Traedme al autor de ese milagro, dijo. En seguida le presentaron a un campesino. “¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?” Preguntó el rey.

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explico: “No fue difícil, Alteza : solo corte la rama. El pájaro se dio cuenta que tenia alas y se puso a volar".

Vivimos dentro de una zona de comodidad donde nos movemos, creemos que eso es lo único que existe. Dentro de esa zona está todo lo que sabemos y todo lo que creemos. Viven nuestros valores, nuestros miedos y nuestras limitaciones. En esa zona reina nuestro pasado y nuestra historia. Todo lo conocido, cotidiano y fácil. Es nuestra zona de confort y por lo general creemos que es nuestro único lugar y modo de vivir.

Tenemos sueños, queremos resultados extraordinarios, buscamos oportunidades… … pero no siempre estamos dispuestos a correr riesgos, no siempre estamos dispuestos a transitar caminos difíciles o incómodos. Nos conformamos con lo que tenemos, creemos que es lo único y posible y aprendemos a vivir desde la resignación.

"No puedes descubrir nuevos mares ni nuevas tierras a menos que tengas el coraje de perder de vista la costa"

¿Entonces qué es tener éxito?

  • Es comenzar por tener un sueño
  • Es estar comprometido con tus sueños
  • Es tener confianza en ti mismo
  • Es algo que no aparece por casualidad
  • Es aceptar lo que no se puede cambiar
  • Es saber cambiar a tiempo
  • Es saber que lo único permanente es el cambio
  • Es volver a empezar
  • Es reconocerme en mis logros
  • Es saber disfrutar de mis logros y de lo que tengo
  • Es reconocer que me equivoqué y pedir perdón
  • Es reconocer que detrás de cada acierto pueden haber varios fracasos
  • Es enamorarse de lo que uno hace
  • Es no postergar y hacer algo ahora
  • Es darse cuenta que estas eligiendo a cada momento
  • Es reconocer las propias debilidades y fortalezas
  • Es no parar jamás hasta conseguir los sueños
  • Es saber con que fin hacemos las cosas
  • Es no mirar hacia atrás
  • Es actuar con entusiasmo
  • Es transitar caminos desconocidos
  • Es probar hacer algo que nunca hicimos
  • Es probar hacer algo de una manera diferente
  • Es saber que no estamos solos
  • Es no rendirse jamás
  • Es disfrutar de cada momento
  • Es disfrutar del tiempo libre
  • Es tener tiempo libre
  • Es inventar un nuevo paso de baile cuando el anterior no funciona
  • Es pensar en positivo
  • Es tener metas claras
  • Es tener perseverancia en la búsqueda de los deseos
  • Es estar preparado para ver la oportunidad
  • Es tener una actitud positiva
  • Es desarrollar la creatividad
  • Es utilizar la imaginación
  • Es recomenzar con el mismo entusiasmo
  • Es volver a empezar sin darse por vencido
  • Es hacer las cosas lo mejor posible, pero hacerlas
  • Es actuar como si ya hubieras logrado tus metas
  • Es tener la paciencia necesaria
  • Es tener claridad en el propósito
  • Es no hacerse problema por las cosas pequeñas
  • Es dejar una huella para que otros puedan seguirla
  • Es jugar a ganar-ganar
  • Es estar focalizado en lo que uno quiere
  • Es arriesgar
  • Es hacer cosas nuevas todos los días

EXITO ES DARTE CUENTA QUE TIENES ALAS Y PONERTE A VOLAR

En vez de explicarlo: ¡Cómo no va a tenerse que trabajar! Y no en un training. ¡En varios! Guiño

Nadie vendrá a rescatarte. Nadie cortará la rama. Tú eres el mago. Tu futuro está en tus manos. Sólo necesitas comenzar… ...AHORA.

De momento, dale volumen a tu ordenador y disfruta de estos 3:26 minutos.

EXITO ES DARTE CUENTA QUE TIENES ALAS Y PONERTE A VOLAR

Te abrazo. (Aunque te tenga que pillar en el aire para hacerlo)

Invierno - Sala de espera

 

Hoy también hay una pequeña historia. Pero, una vez más, romperé todos los manuales de como escribir un blog y la voy a contar al final.

Invierno: Una gran sala de espera. Una espera de tres meses.

Tiempo de gripe. Según el Diccionario etimológico de Joan Coromines, la palabra gripe deriva de la palabra francesa grippe, que a su vez deriva del término suizo-alemán grüppi, que significa "agacharse, acurrucarse", o también "temblar de frío" y "encontrarse mal". En inglés se llama flu, abreviatura del italiano influenza, palabra que se usaba en el siglo XV para referirse al contagio de una enfermedad como la "influencia" que una persona enferma ejercía sobre otra. En cuanto a catarro, el término procede del griego katárrhus, que significa "corre (un líquido) de arriba a abajo", según Coromines.

No es un catarro lo que te lleva a un hospital. Tampoco una gripe. A no ser que se crucen otras dolencias en ti, que lo compliquen todo. Aunque si te puede llevar ahí la dolencia de un ser querido. Es uno de “esos” momentos en que uno revaloriza muchas cuestiones. O las pone en valor. Estoy viviendo un periplo por muchas salas de espera últimamente.

Y espera. Espera que te toque. Espera que la prueba haya salido bien. Espera que el resultado (Eso que no vas a entender del todo) sea favorable. ¿Cómo sabes si es favorable si no lo entiendes? Espera a ver si alguien te lo explica. A veces la explicación lo complica todo. Más. Y te toca volver a esperar. Luego vuelves a esperar: Esperar que el tratamiento haga su efecto. Llega un momento que profesionalizas la espera: Revistas, periódicos, sudokus…

Ahí están. Esperándote ellas a ti. Las salas de espera.

Lleida HUAV 12

Nunca me ha gustado esperar. Supongo que a ti tampoco. Paciencia.

Lleida HUAV 11

Esperar es pasivo. La esperanza es pasiva:  Esperanza: Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos. ¿Pero que haces para que ocurra? ¡Habrá que hacer algo para que además de posible acabe siendo probable!

Nada que ver con expectar. (Que, por cierto, no existe como palabra reconocida por la RAE) Expectar vendría a ser esperar activamente. Expectativa: Posibilidad razonable de que algo suceda.

Porque, no me negarás, que no es lo mismo tener la esperanza de que algo ocurra, a hacer algo con la expectativa de que ocurra.

Lleida HUAV 14

Hubo quien dijo que la esperanza es eso que uno tiene cuando pierde la fe. Y, dicen, que lo último que se pierde es la esperanza.

Con lo cual, el orden debe ser ese: Uno pierde la fe… y al cabo de un tiempo la esperanza.

Pero la fe es lo que uno cree. Fe en ti mismo, en lo que haces, en que puedes conseguir eso que te propones… La fe es lo que uno piensa.

Y la gran enemiga de la espera es la tristeza. Porque mediatiza lo que uno piensa. Y entonces pierdes la fe. Y al tiempo la esperanza.

Sí, hay mucha tristeza en las salas de espera. Tanta gente en las salas de espera con toda la soledad que la tristeza es capaz de dar. Con la tristeza como única compañía. La tristeza no es la expresión de que nadie nos quiera, sino el impacto negativo de no quererse uno mismo.

Todo cambiaría si en vez de salas de espera hubiera salas de expectativa. Que la gente tuviera claro que mientras está ahí, debe continuar trabajando-se. Haciendo. Mientras haces y piensas en qué más puedes hacer, mantienes la fe. Y así nunca pierdes la esperanza.

Invierno. La gran sala de espera. Tiempo de tristeza. Una espera de tres meses. La tristeza puede durar más. Estamos tristes y sin ganas de hablar porque los demás no comprenden lo que nos pasa por dentro, no entienden nada de lo que queremos decir. Más de un veinte por ciento de las personas están aquejadas por una tristeza inexplicable.

Estando en una sala de espera me encontré, coincidiendo ahí, con un amigo sumido en su tristeza. Al rato de hablar con él se me ocurrió explicarle un chiste. Y se rió.

Al cabo de unos minutos le volví a contar el mismo chiste. Y apenas sonrió. Era uno de esos chistes rápidos; así que me permití explicárselo varias veces seguidas más. Llegó un momento que ni sonreía. Sólo me miraba con perplejidad. Fue entonces cuando le dije: si no puedes reírte varias veces de una sola cosa… ¿Porqué lloras por lo mismo una y otra vez?

Pronto se va a acabar el invierno. Sólo dura, como cada año, tres meses. En vez de esperar, vamos a expectar. ¿El qué? Pues ese mundo que viene. El que vamos a construir. Juntos.

Te abrazo.